Los principales síntomas de la presencia de parásitos en el cuerpo humano.

parásito del gusano del cuerpo humano

Muchas enfermedades y trastornos son causados por parásitos en el cuerpo humano, mientras que los síntomas pueden no aparecer durante muchos años, por lo que la mayoría de las personas ni siquiera saben que son portadores de ciertos organismos nocivos. Hay muchos tipos de gusanos parásitos para los que el cuerpo humano es un hábitat natural.

Los parásitos reciben su nombre de sus hábitos alimenticios. A diferencia de las bacterias que participan en el proceso de digestión y están en simbiosis con los humanos, los parásitos no benefician al huésped. Roban nutrientes y también causan una serie de enfermedades a lo largo de su vida.

Los principales tipos de parásitos que se encuentran en los humanos.

Hay muchos tipos de parásitos que pueden vivir y multiplicarse en el cuerpo humano y pueden ingresar al cuerpo de diversas formas. Muchas personas creen que se lavan las manos y la comida lo suficientemente a fondo como para no adquirir esos "gorrones", pero, como muestra la práctica, incluso las medidas más extremas no pueden proteger completamente a una persona.

Las estadísticas muestran que más del 95% de la población mundial está infectada con uno u otro tipo de parásito.

La variedad de endoparásitos humanos es tan grande que por el momento no se han estudiado todas las posibles invasiones. Actualmente se conocen más de 250 especies de gusanos parásitos, que pueden vivir no solo en los intestinos, sino también en otros órganos, como el cerebro, corazón, pulmones, hígado, fibras musculares, cabello y uñas. De hecho, cualquier órgano del cuerpo humano puede convertirse en el hogar de muchos tipos de parásitos. Se pueden identificar bastantes parásitos que se encuentran a menudo en humanos.

  1. Ascaris. Según las estadísticas, aproximadamente 100 millones de personas se infectan con este parásito cada año. Como regla general, la derrota se produce debido a la ingestión de verduras sin lavar, así como a través de objetos contaminados. Los gusanos redondos afectan los tejidos del cerebro, los intestinos, los ojos, el corazón, los pulmones y el hígado. Estos organismos se alimentan de eritrocitos y nutrientes. Puede ser transmitido no solo por humanos, sino también por animales.
  2. Lombrices intestinales. Un parásito común en grupos de niños. La infección, por regla general, se produce a través de manos sucias, artículos domésticos infectados, juguetes blandos, etc. Los oxiuros viven en el intestino grueso y delgado. Los huevos de oxiuros maduran rápidamente. Los adultos rara vez alcanzan más de 1 cm de tamaño.
  3. Tenias. Las tenias incluyen un gran grupo de parásitos, incluidos los bovinos, los porcinos, los caninos, las tenias enanas y las tenias anchas. Estos organismos no tienen su propio sistema digestivo, por lo que succionan los nutrientes del cuerpo. Especialmente estos organismos aman la vitamina B12 y el ácido fólico, por lo tanto, los pacientes con tales parásitos tienen una deficiencia significativa de estos elementos.
  4. Toksokara. Un parásito que generalmente infecta a los perros, pero que también se puede transmitir a los humanos a través del contacto cercano con un animal. La longitud de un adulto puede ser de 30 cm. Casi todos los órganos y tejidos pueden verse afectados, pero el pronóstico es especialmente malo en caso de daño en los globos oculares, ya que esta opción requiere la extirpación quirúrgica del ojo afectado.
  5. Alveococcus y Echinococcus. Estos microorganismos generalmente ingresan al cuerpo humano a través del contacto con un animal huésped infectado o sus heces. Los zorros suelen ser portadores. En el cuerpo humano, estos parásitos pueden entrar en cualquier órgano, pero les gusta especialmente el hígado y los pulmones. Luego forman quistes que contienen colonias enteras de estos organismos. Un quiste roto puede provocar una reacción alérgica aguda y un shock anafiláctico.
  6. Anquilostoma. El parásito se parece mucho a las lombrices intestinales. La infección generalmente ocurre a través de la piel al caminar descalzo y a través de verduras y frutas sin lavar.
  7. Lombrices intestinales. Todo un grupo de parásitos que pueden alcanzar los 40 cm de longitud. Pueden afectar a casi todos los órganos y tejidos. En el curso de su actividad vital, descargan desechos tóxicos en el torrente sanguíneo. Un representante de lombrices intestinales como Trichinella es el agente causante de la triquinosis. Esta enfermedad es extremadamente peligrosa y tiene un curso severo, por lo tanto, en el 30% de los casos conduce a la muerte del paciente.
  8. Vlasoglav. Este parásito es el agente causante de la tricocefalosis. La derrota se produce al ingerir alimentos y agua contaminados con los huevos del patógeno. Además, la infección puede ocurrir a través de artículos domésticos. Las larvas de tricocéfalos se alimentan de sangre y linfa, que son succionadas de la pared capilar del intestino. La vida útil del parásito es de unos 5 años.
  9. Trematodos. Es un tipo común de gusano plano que puede parasitar el tejido pulmonar, los vasos sanguíneos, los intestinos y el hígado. Como regla general, la infección con estos parásitos ocurre cuando se come pescado o carne de cangrejo insuficientemente procesados.

Síntomas de una infestación parasitaria.

Los parásitos, para vivir normalmente en el cuerpo humano, se fijan a las paredes de los órganos con la ayuda de plásticos quitinosos, ganchos, pelos duros, ventosas, que irritan los tejidos, provocando procesos inflamatorios. Además, estos organismos roban nutrientes, inhiben el sistema inmunológico, envenenan el cuerpo con sus productos de desecho y, bajo ciertas condiciones, pueden comer tejido sano, causando un daño extenso.

Durante mucho tiempo, los parásitos pueden existir en el cuerpo sin causar manifestaciones obvias, pero en el caso de exceso de trabajo frecuente, hipotermia, debilitamiento de la inmunidad y otras condiciones desfavorables, pueden delatar su presencia. Hay bastantes síntomas que son comunes en las personas que sufren de infestación parasitaria, que incluyen:

  • debilidad general y fatiga crónica;
  • pérdida drástica de peso o, por el contrario, aumento de peso;
  • sensación constante de hambre;
  • problemas con las heces;
  • dolores de cabeza y migrañas;
  • dolor muscular;
  • dolor en las articulaciones;
  • diversas manifestaciones cutáneas;
  • insomnio;
  • disminución del sistema inmunológico;
  • reacciones alérgicas;
  • aumento del nerviosismo;
  • disminución del rendimiento.

El grado de intensidad de la manifestación de los parásitos en el cuerpo depende no solo del tipo de parásitos, sino también del grado de daño a ciertos tejidos. Por ejemplo, si hay parásitos en el hígado, pueden aparecer síntomas de insuficiencia hepática. Si estos organismos dañan los pulmones, se puede observar una tos intensa e incluso signos de asfixia. En el caso del daño parasitario en el cerebro, las manifestaciones pueden ser muy diversas, incluyendo convulsiones, convulsiones, etc. Los signos de la presencia de parásitos en el cuerpo humano pueden no manifestarse con síntomas obvios durante mucho tiempo, por lo tanto, para determinar con precisión la presencia de parásitos, es necesario someterse a diagnósticos preventivos de vez en cuando.

Principios de tratamiento de las infestaciones parasitarias.

Para tratar eficazmente las infestaciones parasitarias, el primer paso es determinar el tipo de parásito. Los más utilizados para identificar el parásito:

  • un análisis de sangre para detectar la presencia de huevos de parásitos;
  • caprograma histológico;
  • hemoscanning;
  • examen serológico.

Todos los medicamentos antihelmínticos médicos pueden dividirse a grandes rasgos en los que contienen sustancias sintetizadas químicamente y medicamentos a base de hierbas. El tratamiento de la infestación parasitaria es a menudo una tarea extremadamente difícil, ya que las preparaciones químicas, aunque efectivas en la mayoría de los casos, siguen siendo altamente tóxicas, por lo que son peligrosas no solo para los parásitos, sino también para el cuerpo humano. El esquema de medicamentos antiparasitarios debe ser recetado por un médico después de identificar el tipo de parásito. Las preparaciones a base de plantas son más seguras, ya que contienen venenos naturales que no son tolerados por los parásitos, pero que al mismo tiempo no son peligrosos para los humanos. Sin embargo, las desventajas de tales fondos incluyen el hecho de que están lejos de ser efectivos contra todo tipo de invasión parasitaria.

Métodos para la prevención de invasiones parasitarias.

De hecho, es extremadamente difícil protegerse completamente de la infección por parásitos, ya que sus huevos son extremadamente resistentes y pueden permanecer sin un portador durante mucho tiempo. Al mismo tiempo, hay una serie de reglas que pueden reducir significativamente el riesgo de infección. En primer lugar, debe controlar su higiene y lavarse bien las manos antes de comer.

Además, siempre debes llevar contigo toallitas antibacterianas, que te resultarán útiles en los casos en que no haya forma de lavarse las manos o desinfectar la superficie.

Los productos deben comprarse solo en tiendas especializadas, donde haya todos los certificados que confirmen su seguridad. Todas las verduras, incluidas las de hoja y las frutas, deben rociarse con agua hirviendo antes de comerlas. La carne de res, cerdo y aves, así como el pescado y la carne de crustáceos, deben cocinarse adecuadamente. Si se va a hervir o freír, es muy importante no probar la carne cruda. La carne de pescado insuficientemente salada puede causar una infestación de parásitos, por lo que no debe comer estos platos si no se han remojado en salmuera durante un tiempo suficiente.

Si hay mascotas en la casa, deben recibir vacunas preventivas para proteger al animal y a sus dueños de la propagación de parásitos. Las pruebas preventivas para detectar la presencia de parásitos ayudan a evitar complicaciones peligrosas.